UN POCO DE Mí

¡Hola!

Aquí un poco de mí, el hombre de barba detrás de la cámara.

Mi nombre es Ernesto, sin embargo muy pocas personas me llaman por mi nombre y la gran mayoría opta por Neto.

Soy hijo, hermano, amigo, esposo y padre; soy la totalidad de lo que se conoce como un hombre de familia; nací y crecí en la ciudad de México en el núcleo de un grupo que tengo la satisfacción de llamar familia.

No tengo una comida ni platillo favorito, me encanta el chocolate, los cacahuates y mi día no empieza sin una buena dósis de café. Me obsesiona escuchar la música con gran fidelidad, saber donde dejo las cosas, entender como funciona lo que sea y los zapatos limpios (los limpio antes de ponermelos todos los días).

También me encanta ir al cine y comprar las palomas más grandes, si se rellenan seguro las relleno.

Y bien, mi historia es la siguiente:

La fotografía no apareció en mi vida desde temprana edad como muchos artistas y fotógrafos, desde que tenía 6 años no podía evitar dibujar, ¿a qué niño no le gusta dibujar?, sin embargo yo lo hacia copiando a pulso a mis personajes favoritos e imágenes de revistas y posters, pronto empecé a crear mis propios dibujos de cosas que me llegaban a la mente y a realizar dibujos que mis amistades me pedían.

No fué hasta mucho tiempo después cuando pude tener mi primer cámara, nada ostentoso y lo más simple que puedan imaginar, el uso que le dí no fué para nada artístico, me encantaba tomar foto de todo a todo lugar donde iba, a esta altura de mi vida los dibujos ya no estaban más.

El día que finalmente dí el salto a comprar mi primer cámara de lentes intercambiables, fué cuando esa pasión dormida que el dibujo me daba regresó, podría decir que en efecto mi vida cambió un poco, porque aunque en ese entonces la idea fuera únicamente por diversión, cargaba con mi pequeña mochila a todos lados, muchas cosas pasaron en el camino por mejorar y así un día descubrí que lo que más me gustaba era el retrato, eventualmente fué así como por primera véz alguien me contrató para una sesión de fotos y pues como se imaginan pronto una cosa llevó a otra.

Y es así como hoy llegué a esto, tras prácticamente 6 años y miles de fotos, con la enorme dicha y fortuna de hacer algo que amo y que me apasiona, me encanta seguir mejorando y poder ofrecer eso a las personas que día a día confian en mí.

Mi filosofía es divertirme, disfrutar y sonreír en mi trabajo, mantenerme lejos de cualquier tipo de estrés y continuar con mis retos personales, no tengo en mente la fama ni ser una celebridad, sólo quiero ser exigente con mi trabajo y que haya ojos en este mundo que puedan enamorarse de él.